FORGOT YOUR PASSWORD?

*

El Ajedrez en la escuela

  • Inicio
    Inicio Aquí es donde puedes encontrar todas las publicaciones del blog.
  • Categorías
    Categorías Muestra una lista de categorías de este blog.
  • Etiquetas
    Etiquetas Muestra una lista de etiquetas que se han utilizado en el blog.
  • Bloggers
    Bloggers Busca a tu blogger preferido.
  • Blogs de Equipo
    Blogs de Equipo Busca tu equipo de blog preferido aquí.
  • Acceder
    Login Tu cuenta
Últimas entradas

LA CUESTIÓN DE LA DAMA EN EL ATAQUE MAX LANGE.


Cuento de Abelardo Castillo.

 
(De Antología de cuentos policiales argentinos (Jorge Lafforgue, antólogo, Alfaguara, Buenos Aires, 1997)

Enviado por el amigo y miembro del Grupo "EL AJEDREZ EN LA ESCUELA", Miguel Antonio González San Martín. Recomendamos su lectura y por cierto no imiten al protagonista.


Asesino 0"El hombre que está subiendo por la escalera en la oscuridad no es
corpulento, no tiene ojos fríos ni grises, no lleva ningún arma en el
bolsillo del piloto, ni siquiera lleva piloto. Va a cometer un asesinato,
pero todavía no lo sabe. Es profesor secundario de matemática, está en su propia casa, acaba de llegar del Círculo de Ajedrez y, por el momento, sólo le preocupa una cosa en el mundo. Qué pasa si, en el ataque Max Lange, las blancas transponen un movimiento y, en la jugada once, avanzan directamente el peón a 4CR. ¿A dónde va la dama? En efecto, ¿cómo acosar a esa dama e impedir el enroque largo de las piezas negras? Debo decir que nunca resonó satisfactoriamente ese problema; también debo decir que ese hombre era yo. Entré en mi estudio y encendí la luz. Mi mujer aún no había vuelto a casa esa noche, lo cual, dadas las circunstancias, me puso de buen humor. Nuestros desacuerdos eran tan perfectos que, podría decirse, habíamos nacido el uno para el otro. Busqué el tablero de ajedrez, reproduje una vez más la posición, la analicé un rato. Desde mi estudio se veía (todavía se ve) nuestro dormitorio: Laura se había vestido apurada, a juzgar por el desorden, o a último momento había cambiado de opinión acerca de la ropa que quería ponerse.
Asesino 2¿A dónde va la dama? Cualquier jugador de ajedrez sabe que muchas veces se analiza con más claridad una posición sí no se tienen las piezas delante. Me levanté y fui hacia su secretaire. Estaba sin llave. Lo abrí mecánicamente y encontré el borrador de la carta.
Estoy seguro de que si no hubiera estado pensando en esa trasposición de jugadas no lo habría mirado. Nunca fui curioso. Mi respeto por la intimidad ajena, lo descubrí esa noche, es casi suicida. Tal vez no me crean si digo que mi primera intención fue dejar ese papel donde estaba, sin leerlo, pero eso es exactamente lo que habría hecho de no haber visto la palabra puta. Laura tenía la manía de los borradores. Era irresoluta e insegura,
alarmantemente hermosa, patéticamente vacía, mitómana a la manera de los niños y, por lo que dejaba entrever ese borrador, infiel. Me ahorró la incomodidad de recordar en detalle esa hoja de cuaderno. 
Asesino 1("Sos mi Dios, soy tu puta, podés hacer de mí lo que quieras"),
Básteme decir que me admiró. O mejor, admiré a una mujer (la mía) capaz de escribir, o al menos pensar que es capaz de escribir 
semejante carta. La gente es asombrosa, o tal vez sólo las mujeres lo son.

 
No es muy agradable descubrir que uno ha estado casado casi diez
años con una desconocida, para un profesor de matemática no lo es. Se tiene la sensación de haber estado durmiendo diez años con la incógnita de una ecuación. Mientras descifraba ese papel, sentí tres cosas: perplejidad, excitación sexual y algo muy parecido a la más absoluta incapacidad moral de culpar a Laura. Una mujer capaz de escribir obscenidades tan espléndidas —de sentir de ese modo— es casi inocente: tiene la pureza de una tempestad. Carece de perversión, como un cataclismo.


Asesino 8Pensé, a dónde acorralar a la dama?


Quién y cómo podía ser el hombre capaz de desatar aquel demonio, encadenado hasta hoy, por mí a la vulgaridad de una vida de pueblo como la nuestra; pensé, con naturalidad, que debía vengarme. Guardé el papel en un bolsillo y seguí analizando el ataque Max Lange.


El avance del peón era perfectamente jugable. La dama negra sólo tenía dos movidas razonables: tomar el peón blanco en seis alfil o retirarse a tres caballo. La primera me permitía sacrificar una torre en seis rey; la segunda requería un análisis más paciente. Cuando me quise acordar había vuelto al dormitorio y había dejado el papel en el mismo lugar donde lo encontré.

 
Asesino 3La idea, completa y perfecta, nació en ese momento: la idea de matar a Laura. Esto, supongo, es lo que los artistas llaman inspiración. 
Volvía mi tablero. Pasó una hora.


—Hola —dijo Laura a mí lado—. ¿Ya estás en casa?
Laura hacía este tipo de preguntas. Pero todo el mundo hace este tipo de preguntas.

 
—Parece evidente —dije. Me levanté sonriendo y la besé.
Tal vez haga falta jugar al ajedrez para comprender cuánta inesperada gentileza encierra un acto semejante, si se está analizando una posición como aquella.

 
—Parece evidente —repetí sin dejar de sonreír—, pero nunca creas en lo demasiado evidente. Quizá éste no soy yo. Estás radiante, salgamos a comer.

 
Era demasiado o demasiado pronto. Laura me miraba casi alarmada.
Si alguna vez mi mujer sospechó algo, fue en ese instante brevísimo y anómalo.

 
—¿A comer?

 
—A comer afuera, a cualquier restaurante de la ruta. Estás vestida
exactamente para una salida así.

 
La mayoría de las cosas que aprendí sobre Laura las aprendí a partir de esa noche; de cualquier modo, esa noche ya sabía algo sobre las mujeres en general: no hay una sola mujer en el mundo que resista una invitación a comer fuera de su casa. Creo que es lo único que realmente les gusta hacer con el marido. Tampoco hay ninguna que después de una cosa así no imagine que el bárbaro va a arrastrarlas a la cama. Ignoro qué excusa iba a poner Laura para no acostarse conmigo esa noche: yo no le di oportunidad de usarla.
La llevé a comer, pedí vino blanco, la dejé hablar, hice dos o tres bromas inteligentes lo bastante sencillas como para que pudiera entenderlas, le compré una rosa y, cuando volvimos a casa, le pregunté si no le molestaba que me quedara un rato en mi estudio. Ustedes créanmelo: intriguen a la mujer, aunque sea la propia.
No debo ocultar que soy un hombre lúcido y algo frío. Yo no quería
castigar brutalmente a Laura sino vengarme, de ella y de su amante, y esto, en términos generales, requería que Laura volviera a enamorarse de mí. Y sobre todo requería que a partir de allí comenzara a hacer comparaciones entre su marido y el evidente cretino mental que la había seducido. Que él era un cretino de inteligencia apenas rudimentaria no me hacía falta averiguarlo, bastaba con deducir que debía ser mi antípoda. De todos modos, hice mis indagaciones. Investigué dónde se encontraban, con cuánta frecuencia, todas esas cosas. Se encontraban una vez por semana, los jueves. Ramallo es una ciudad chica. La casa donde se veían, cerca del río, quedaba más o menos a diez o quince cuadras de cualquier parte, es decir a unos dos o tres minutos en auto desde el Círculo de ajedrez.

 
Asesino 4Enamorar a mi mujer no me impidió seguir analizando el ataque Max Lange y evitar cuidadosamente jugar 11.P4CR en mis partidas amistosas en el Círculo, sobre todo con el ingeniero Gontrán o cuando él estaba presente. Antes una delicada explicación, a ver si alguien sospecha que este buen hombre era el amante de Laura. No. Gontrán sencillamente debía jugar conmigo antes de fin de año —lunes y jueves-—, el match por el campeonato del Círculo de Ajedrez, y yo sabía que, por complejas razones ajedrecísticas y psicológicas que no hacen al caso, aceptaría entrar, por lo menos una vez en el ataque Max Lange.

 
Hay un momento de la partida en que casi todo ajedrecista se detiene a pensar mucho tiempo. El ingeniero Gontrán era exactamente el tipo de jugador capaz de ponerse a meditar cincuenta minutos o una hora un determinado movimiento de la apertura. Lo único que a mí me hacía falta eran esos minutos. Casi una hora de tiempo, un jueves a la tarde: cualquiera de los seis jueves en que yo llevaría las piezas blancas. Claro que esto exigía saber de antemano en qué jugada exacta se pondría a pensar. También exigía saber que justamente los jueves yo jugaría con blancas, cosa que al principio me alarmó, pero fue un problema mínimo.
Conquistar a una mujer puede resultar más o menos complejo. La
mayoría de las veces es cuestión de paciencia o de suerte y en los
demás casos basta con la estupidez, ellas lo hacen todo. El problema es cuando hay que reconquistarla. No puedo detenerme a explicar los detalles íntimos de mis movimientos durante tres meses, pero debo decir que hice día a día y minuto a minuto todo lo que debía hacer.

 
Veía crecer en Laura el descubrimiento de mí mismo y su culpa como una planta carnívora, que la devoraba por dentro. Tal vez ella nunca dejó de quererme, tal vez el hecho de acostarse con otro era una forma invertida de su amor por mí, eso que llaman despecho. ¡Despecho! Nunca había pensado hasta hoy en la profunda verdad simbólica que encierran ciertas palabras. Me es suficiente pensar en esto, en lo que las palabras significan simbólicamente, para no sentir el menor remordimiento por lo que hice: en el fondo de mi memoria sigue estando aquella carta y la palabra puta. Dispuse de casi tres meses para reconquistar a Laura. Es un tiempo excesivo, si se trata de enamorar a una desconocida; no es mucho si uno está hablando de la mujer que alguna vez lo quiso. Me conforta pensar que reconstruí en tres meses lo que esta ciudad y sus rutinas habían casi demolido en años.

 
Asesino 5Cuando se acercaba la fecha de la primera partida con el
ingeniero Gontrán tuve un poco de miedo. Pensé si no me estaba
excediendo en mi papel de marido seductor. Vi otro proyecto de carta.
Laura ya no podía tolerar su dualidad afectiva y estaba por abandonar a aquel imbécil. Como satisfacción intelectual fue grande, algo parecido a probar la exactitud de una hipótesis matemática o la corrección de una variante; emotivamente, fue terrible. La mujer que yo había reconquistado era la mujer que su propio amante debía matar. El sentido de esta última frase lo explicaré después.

 
El sorteo de los colores resultó un problema mínimo, ya lo dije. La
primera partida se jugaría un lunes. Si Gontrán ganaba el sorteo
elegiría jugar esa primera partida con blancas: el noventa por ciento de los ajedrecistas lo hace. Si el sorteo lo ganaba yo, me bastaba elegir las negras.

 
Como fuera, los jueves yo llevaría las piezas blancas. Claro que
Gontrán podía ganar el sorteo y elegir las negras, pero no lo tuve en
cuenta; un poco de azar no le hace mal a la lógica.
El match era a doce partidas. Eso me daba seis jueves para iniciar el juego con el peón de rey: seis posibilidades de intentar el ataque Max Lange. O, lo que es lo mismo, seis posibilidades de que en la jugada once Gontrán pensara por lo menos cuarenta o cincuenta minutos su respuesta.

 
La primera partida fue una Indobenoni. Naturalmente, yo
llevaba las negras. En la jugada quince de esta primera partida hice un experimento de carácter extra ajedrecístico: elegí casi sin pensar una variante poco usual y me puse de pie, como el que sabe perfectamente lo que ha hecho. Oí un murmullo a mi alrededor y vi que el ingeniero se arreglaba inquieto el cuello de la camisa. Todos los jugadores hacen cosas así. "Ahora va a pensar", me dije. "Va a pensar bastante." A los cinco minutos abandoné la sala de juego, tomé un café en el bar, salí a la vereda. Hasta hice una pequeña recorrida imaginaria en mi auto, en dirección al río. Veinticinco minutos más tarde volví a entrar en la sala de juego. Sucedía precisamente lo que había calculado. Gontrán no sólo continuaba pensando sino que ni él ni nadie había reparado en mi ausencia. Eso es exactamente un lugar donde se juega al ajedrez: la abstracción total de los cuerpos. Yo había desaparecido durante casi media hora, y veinte personas hubieran jurado que estuve todo el tiempo allí jugando al ajedrez. Contaba, incluso, con otro hecho a mi favor: Gontrán podría haber jugado en mi ausencia sin preocuparse, ni mucho menos, por avisarme: nadie se hubiera preocupado en absoluto. El reloj de la mesa de ajedrez, el que marcaba mi tiempo, eso era yo.

 
Podía haber ido al baño, podía haberme muerto: mientras el reloj
marchara, el orden abstracto del límpido mundo del ajedrez y sus
leyes no se rompería. No sé si hace falta decir que este juego es
bastante más hermoso que la vida.

 
—Cómo te fue, amor —preguntó Laura esa noche.
—Suspendimos. Tal vez pierda, salí bastante mal de la apertura.
—Comemos y te preparo café para que analices —dijo Laura.
—Mejor veamos una película. Pasé por el video y saqué Casablanca.
Casablanca es una película ideal. Ingrid Bergman, desesperada y poco menos que aniquilada entre dos amores, era justo lo que le hacía falta a la conciencia de Laura. Lamenté un poco que el amante fuera Bogart. Debí hacer un gran esfuerzo para no identificarme con él. Menos mal que el marido también tiene lo suyo. En la parte de La Marsellesa pude notar de reojo que Laura lloraba con silenciosa desesperación. No está de más intercalar que aquélla no era la primera película cuidadosamente elegida por mí en los últimos tres meses. Mutilados que vuelven de la guerra a buscar a la infiel, artistas incomprendidos del tipo Canción inolvidable, esposas que descubren en la última toma que su gris marido es el héroe justiciero, hasta una versión del ciclo artúrico donde Lancelot era un notorio papanatas...

 
Una noche, no pude evitarlo, le pasé Luz de gas. Tampoco está mal
dar un poco de miedo a veces.

 
No analicé el final y perdí la suspendida. Las partidas suspendidas se jugaban martes y sábados, vale decir, sucediera lo que sucediese, los jueves yo jugaría con blancas.
Es curioso. Siento que cuesta mucho menos trabajo explicar un
asesinato y otras graves cuestiones relacionadas con la psicología del amor que explicar los ritos inocentes del ajedrez. Esto debe significar que todo hombre es un criminal en potencia, pero no cualquiera entiende este juego.

 
El jueves jugué mi primer P4R. Gontrán respondió en el acto con una Defensa Francesa. No me importó demasiado. Lo único que ahora debía preocuparme era que Gontrán padeciera mucho. Debía obligarlo a intentar un peón rey en alguno de los próximos jueves. Cosa notable: en la jugada doce (jugué un ataque Keres), fui yo quien pensó sesenta y dos minutos. Cuando jugué, me di cuenta de que Gontrán se había levantado de la mesa en algún momento. Sesenta y dos minutos. Cuando el ingeniero reapareció en mi mundo podía venir de matar a toda su familia y yo hubiera jurado que no había abandona su silla.

 
Era otra buena comprobación, pero no me distrajo. Puse toda mi
concentración en la partida hasta que conseguí una posición tan
favorable que se podía ganar a ciegas. En ese momento, ofrecí tablas.
Hubo un murmullo, Gontrán aceptó. Yo aduje más tarde que me dolía la cabeza y que temía arruinar la partida. Había conseguido dos cosas: seguir un punto atrás y hacer que mi rival desconfiara de su Defensa Francesa. Esto le daría ánimos para arriesgarse, por fin, a entrar en el Max Lange.

 
El lunes volvió a jugar peón dama y yo no insistí con la Indobenoni.
Esto significaba: No hay ninguna razón, mi querido ingeniero, para
probar variantes inseguras, carezcamos de orgullo, intentemos nuevas aperturas. Significaba: Si yo no insisto, usted está libre para hacer lo mismo. Tablas. El miércoles me anunciaron que Gontrán estaba enfermo y que pedía aplazamiento hasta el lunes siguiente. Esto es muy común en ajedrez. Sólo que en mi caso significaba un desastre. Los colores se habían invertido. Los lunes yo jugaría con blancas. El lunes me enfermé yo y las cosas volvieron a la normalidad. Cuando llevábamos siete partidas, siempre con un punto atrás, supe que por fin ése era el día.

 
Jugué P4R. Al anotar en la planilla su respuesta, me temblaba la mano: P4R. Jugué mi caballo de rey y él su caballo de
dama. Jugué mi alfil y él pensó cinco minutos. Jugó su alfil. Todo iba bastante bien: esto es lo que se llama un Giucco Piano. Digo bastante bien porque, en ajedrez, nunca se está seguro de nada. Desde esta posición podíamos o no entrar en el ataque Max Lange. Pensé varios minutos y enroqué. Sin pensar, jugó su caballo rey; yo adelanté mi peón dama. Casi estábamos en el Max Lange. Sólo era necesario que él tomara ese peón con su peón, yo avanzara mi peón a cinco rey y él jugara su peón dama: las cuatro jugadas siguientes eran casi inevitables. Sucedió exactamente así.
Escrito, lleva diez líneas. En términos ajedrecísticos, para llegar a esta posición debieron descartarse cientos, miles de posibilidades. Estaba pensando en esto cuando me tocó hacer la jugada once. Yo había preparado todo para este momento, como si fuera fatal que ocurriera, pero no tenía nada de fatal. Que Laura fuera a morir dentro de unos minutos era casi irracional. Mi odio la mataba, no mi inteligencia. Sé que en ese momento Laura estuvo por salvar su vida. Jugué mi peón de caballo rey a la cuarta casilla no porque quisiera matarla sino porque, aun hoy, pienso que ésa es la mejor jugada en semejante posición. Casi con tristeza me puse de pie. No me detuve a verificar si Gontrán esperaba o no esa jugada.
Unos minutos después había llegado a la casa junto al río.
Dejé el auto en el lugar previsto, recogí del baúl mi maletín y caminé hasta la casa. Los oí discutir. Golpeé. Hubo un brusco silencio. Asesino 6Cuando él preguntó quién es, yo dije sencillamente:
—El marido.

 
En un caso así, un hombre siempre abre. Qué otra cosa puede hacer.
Entré. 
—Vos —le dije a Laura— te encerrás en el dormitorio y esperás.
Cuando él y yo quedamos solos abrí el maletín. El revólver que saqué de ahí era, quizá, un poco desmedido; pero yo necesitaba que las cosas fueran rápidas y elocuentes. No sé si ustedes han visto un Magnum en la realidad. Se lo puse en el cuenco de la oreja y le pedí que se relajara.

 
—No vine a matarlo, así que ponga atención, no me interrumpa y
apele a toda su lucidez, si la palabra no es excesiva. No vine a matar a nadie, a menos que usted me obligue. Escúcheme sin pestañear porque no voy a repetir una sola de las palabras que diga. En ese maletín tengo otro revólver, más discreto que éste. Con una sola bala. Usted va a entrar conmigo en el dormitorio y con ese revólver va a matar a Laura. No abra la boca ni mueva un dedo. A un abuelo mío se le escapó un tiro con un revólver de este calibre y le acertó a un vecino: por el agujero podían verse las constelaciones. Usted mismo, excelente joven, va a matar a mi mujer. Ni bien la mate, yo lo dejo irse tranquilamente adonde guste. Supongamos que usted es un romántico, supongamos que, por amor a ella, se niega. Ella se muere igual. No digo a la larga, como usted y como yo; digo que si usted se niega la mato yo mismo. Con el agravante de que además lo mato a usted. A usted con el revólver más chico, como si hubiera sido ella, y a ella con
este lanzatorpedos. Observará que llevo guantes. Desordeno un poco la casa, distribuyo la armería y me voy. Viene la policía y dice: Muy común, pelea de amantes. Como en Duelo al sol, con Gregory Peck y Jennifer Jones. Mucha alternativa no tiene; así que vaya juntando coraje y recupere el pulso. Déle justo y no me la desfigure ni la haga sufrir. Le aconsejo el corazón, su lugar más vulnerable. El revolvito tiene una sola bala, ya se lo dije; no puedo correr el riesgo de que usted la mate y después, medio enloquecido, quiera balearme a mí. Cállese, le leo en los ojos la pregunta: qué garantías tiene de que, pese a todo, yo no me enoje y lo mate lo mismo. Ninguna garantía; pero tampoco tiene elección. Confórmese con mi palabra. No sé si habrá oído que el hombre mata siempre lo que ama; yo a usted lo detesto, y por lo tanto quiero saber durante mucho tiempo que está vivo. Perseguido por toda la policía de la provincia, pero vivo. Escondido en algún pajonal de las islas o viajando de noche en trenes de carga, pero vivo. A ella la amamos, usted y yo. Es ella a quien los dos debemos matar. Usted es el ejecutor, yo el asesino. Todo está en orden. Vaya. Vaya, m'hijo.
La escritura es rara. Escritas, las cosas parecen siempre más cortas o más largas. Este pequeño monólogo, según mis cálculos previos,
debió durar dos minutos y medio. Pongamos tres, agregando la
historia del Magnum del abuelo y alguna otra inspiración del
momento. No soy propenso a los efectos patéticos. Digamos simplemente que la mató. Laura, me parece, al vernos entrar en el dormitorio pensó que íbamos a conversar. Yo contaba con algo que efectivamente ocurrió: una mujer en estos casos evita mirar a su amante y sólo trata de adivinar cómo reaccionará su marido. Yo entré detrás de él, con el Magnum a su espalda, a la altura del llamado hueso dulce. Ella misma, mirándome por encima del hombro de él, se acercó hacía nosotros. El metió la mano en el bolsillo. Ella no se dio cuenta de nada ni creo que haya sentido nada.
—Puedo perder tres o cuatro minutos más —le dije a él cuando
volvimos a la sala—. Supongo que no imaginará que puede ir con una historia como ésta a la policía. Nadie le va a creer. Lo que le aconsejo es irse de este pueblo lo más rápido posible. Le voy a decir cuánto tiempo tiene para organizar su nueva vida. Digamos que es libre hasta esta madrugada, cuando yo, bastante preocupado, llame a la comisaría para denunciar que mi esposa no ha vuelto. El resto, imagíneselo. Un oficial que llega y me pregunta, algo confuso, si mi mujer, bueno, no tendría alguna relación equívoca con alguien. Yo que no entiendo y, cuando entiendo, me indigno, ellos que revisan el cuarto de Laura y encuentran borradores de cartas, tal vez cartas de usted mismo.

 
Asesino 7Mañana o pasado un revólver con sus huellas, las de usted, que
aparece en algún lugar oculto pero no inaccesible. Espere, quiero
decirle algo. Un tipo capaz de matar a una mujer como Laura del
modo en que lo hizo usted es un perfecto hijo de puta. Váyase antes de que le pegue un tiro y lo arruine todo. Se fue. Yo también.


Gontrán, en el Círculo, seguía pensando. Habían pasado treinta y siete minutos. Gontrán pensó diez minutos más y jugó la peor. Tomó el peón de seis alfil con la dama, y yo, sin sentarme siquiera, moví el caballo a cinco dama y cuando él se retiró a uno dama sacrifiqué mi torre. La partida no tiene gran importancia teórica porque, como suele ocurrir en estos casos. El ingeniero, al ir poniéndose nervioso, comenzó a ver fantasmas y jugó las peores. En la jugada treinta y cinco detuvo el reloj y me dio la mano con disgusto, no sin decir:

 
—Esa variante no puede ser correcta.

 
—Podemos intentarla alguna otra vez —dije yo. A las tres de la mañana llamé a la policía.

 l
No hay mucho que agregar. Salvo, quizá, que Gontrán no volvió a
entrar en el Max Lange, que el match terminó empatado y el título
quedó en sus manos por ser él quien lo defendía. De todos modos, ya no juego al ajedrez, A veces, por la noche, me distraigo un poco
analizando las consecuencias de la retirada de la dama a tres caballo, que me parece lo mejor para las negras".

Visitas: 2286
0

Los cuentos y poemas que se mostrarán en este blog corresponden a trabajos realizados por alumnos, cuando en el CEIP Marpequeña, en el municipio de Telde en Gran Canaria, convocábamos el Concurso de Cuentos y Poesías de Ajedrez, encuadrado dentro del Proyecto de Innovación EducativaEl Ajedrez en la Escuela, que impartí durante varios cursos en dicho Centro.

Quizá puedan parecer trabajos con poco rigor literario, pero hay que tener en cuenta la edad de los alumnos que participaron en dicho proyecto. He preferido, por una cuestión más emocional que profesional, transcribirlos en su forma original.

¡Que disfruten su lectura! 

EL CABALLO IMPORTANTE

Caballo 1EL CABALLO IMPORTANTE

ES MUY ELEGANTE.

CON SU CHAQUETA

Y SU COLGANTE.

CUANDO JUEGA

AL AJEDREZ,

Caballo 3SIEMPRE JUEGA

AL REVÉS.

SIEMPRE JUEGA EN “ELE”

Y COME MUCHAS PIEZAS,

Y POR ESO LE DUELE

DEMASIADO LA CABEZA.

NOMBRE: Judit Padrón León

Curso: 3º CP. Marpequeña, TELDE. GRAN CANARIA

Visitas: 2727
0

Los cuentos y poemas que se mostrarán en este blog corresponden a trabajos realizados por alumnos, cuando en el CEIP Marpequeña, en el municipio de Telde en Gran Canaria, convocábamos el Concurso de Cuentos y Poesías de Ajedrez, encuadrado dentro del Proyecto de Innovación EducativaEl Ajedrez en la Escuela, que impartí durante varios cursos en dicho Centro.

Quizá puedan parecer trabajos con poco rigor literario, pero hay que tener en cuenta la edad de los alumnos que participaron en dicho proyecto. He preferido, por una cuestión más emocional que profesional, transcribirlos en su forma original.

¡Que disfruten su lectura! 

UN REINO DE “4 CUARTOS”

         Un reino de ajedrez 1La verdad es que con un reino así, no se puede ir muy lejos. No tiene ni jardines, ni escuelas, ni hospitales, ni playas, ni lo más importante: no tiene personas normales. Los únicos que aparecen, dentro de los castillos y murallas que lo defienden son: los caballeros, los alfiles y, por supuesto, sus majestades los reyes.

         Un reino de ajedrez 2Pero escuchen bien y respóndanme: ¿Qué puede hacer un reino con soldaditos como estos? Caminar pasito a pasito. No saben volver atrás. Como mucho, se inclinan de lado cuando pretenden atacar al enemigo. Y así, caminando, pueden llegar a darse con el muro en las narices, y allí encuentran su triste final: ellos mueren y dejan al reino “con el culo al aires”.

         Un reino de ajedrez 3¿Y se han fijado en los caballos? Yo he visto carreras de caballos, y también los que aparecen en las películas galopando con elegancia, siempre poderosos, nobles. Pero los caballos de este reino, no sé si es que son todos tuertos o es que tienen un esguince en el tobillo, porque dan unos saltos rarísimos. Nunca se sabe por dónde van a caer. Claro, de esta forma no hay jinete que pueda aguantar encima. Más que caballeros cabalgando parecen “cowboys” de un rodeo americano.

         Un reino de ajedrez 4¿Qué me dicen de los alfiles, clérigos o como se llamen? Un poco retorcidos sí que son. Nunca te miran de frente, y cuando una está distraída, te salen como un relámpago por cualquier esquina y te dejan media tonta. Y yo me digo: “¡Señor!, ¿tan difícil es para los alfiles que te miren a la cara y vengan a decirte lo que quieren, sin llegar con el palo en la mano?” Apañado está el rey si se quiere apoyar en ellos, porque cuando menos se lo espere le van a dar el esquinazo.

         Un reino de ajedrez 5Un reino de ajedrez 7El reino está protegido por unos castillos que parecen que están hechos de cartón: hasta el estornudo de cualquier soldadito puede echarlos abajo. ¿Dónde se ha visto un disparate igual? ¿Es que un caballo va a poder más que un castillo? ¿Y un clérigo?... Bueno, un clérigo tal vez, pero no es normal. Un castillo que defienda un reino debería ser tan fuerte como las murallas chinas. Pero estos ni son castillo ni son nada.

         Un reino de ajedrez 6¿Y sus majestades los reyes? Con unos reyes así, un reino no necesita enemigos para echarlo abajo:

ü  El rey es un gandul, apenas se mueve.

ü  La reina es un inquieta, corre demasiado.

Un reino de ajedrez 8ü  El rey se pasa todo el día hablando con lo que tiene alrededor, y comiendo y jugando al ajedrez con ellos.

ü  La reina se va a recorrer todos los rincones del reino, sobre todo donde el rey no sepa dónde está, y se pone a jugar a las damas.

Un reino de ajedrez 9ü  El rey es bastante lelo, se cree que manda porque es el rey, pero no se da cuenta de que en su reino la que domina es la reina.

ü  La reina es muy ambiciosa, se da cuente de que, si falta el rey, ella no tiene nada que hacer. Por ello se pasa el día perdida e intrigando y sosteniendo un reino que no hay forma de que se sostenga de pie.

Un reino de ajedrez 10Y el final, era de esperar: en un reino como este  todo acaba como se veía venir: en JAQUE MATE.

Mª Del Mar Vicente Betancor

6º A  -  C.P Príncipe de Asturias. TELDE, GRAN CANARIA.

Visitas: 2317
0

PINCELADAS AJEDRECÍSTICAS XXIII

¿Sabías qué...?

Philidor 1"En Dreux, ciudad de Francia, el 7 de septiembre de 1726 nació Francois André Danican Philidor"

"Su familia tenía una larga tradición como músicos en la corte de Versalles"

"Durante toda su vida se dedicó a sus dos pasiones: la música y el ajedrez"

"Compuso unas treinta operas entre las que destacan las óperas cómicas.

"Aprendió a jugar al ajedrez siendo muy joven, en sus ratos libres, viendo jugar a sus compañeros músicos"

"Recibió clase de ajedrez de Sire Kermur de Legal"

Philidor 3"En 1744, con tan solo 18 años frecuentaba el café de Régence, considerado el templo ajedrecístico donde acudían a jugar o ver jugar los grandes maestros de la época"

"En 1746 derrota a Philipp Stamma, de origen sirio y que se había afincado en Inglaterra. Philipp Stamma estaba considerado como uno de los mejores jugadores del mundo"

"Philidor se convierte por este motivo en el mejor jugador de la época"

"Para hacer las partidas más interesantes solía conceder a su contrincante alguna ventaja de material, caballo, alfil, torre e incluso la dama"

Philidor 3"Tenía una gran habilidad para jugar simultáneamente a la ciega. Él introdujo esta modalidad en exhibiciones ajedrecísticas que causaron enorme asombro entre aficionados y profanos en la materia"

Philidor 2"En 1749 se publica su libro Análisis del juego del ajedrez"

"Por primera vez, se redacta una serie de normas y consejos para jugar bien al ajedrez"

"Los peones son el alma del ajedrez. De su buena o mala disposición depende la ganancia o la pérdida de la partida"

"Cuando se tenga dos peones unidos en línea deben dejarse así, sin avanzar ninguno hasta que el adversario proponga el cambio de uno de ellos, lo que debe evitarse, avanzando el peón atacado"

Philidor 5"Debe ser regla general unir y llevar los peones al centro del tablero"

"Un peón doblado, cuando está ligado con otros, no es una desventaja, si se acerca al centro"

"Cuando más avanzados estén los peones, más expuestos están al ser capturados"

Philidor 4"En general, no conviene apresurare a efectuar un ataque de peones hasta que no estén todos bien sostenidos por ellos mismos o por otras piezas; de lo contrario, estos ataques están llamados al fracaso"

"Siempre es ventajoso atacar un peón aislado, aunque no sea más que para distraer las piezas contrarias"

 

"Francois André Danican Philidor falleció el Londres, el 31 de agosto de 1795"

Visitas: 2072
0

Los cuentos y poemas que se mostrarán en este blog corresponden a trabajos realizados por alumnos, cuando en el CEIP Marpequeña, en el municipio de Telde en Gran Canaria, convocábamos el Concurso de Cuentos y Poesías de Ajedrez, encuadrado dentro del Proyecto de Innovación EducativaEl Ajedrez en la Escuela, que impartí durante varios cursos en dicho Centro.

Quizá puedan parecer trabajos con poco rigor literario, pero hay que tener en cuenta la edad de los alumnos que participaron en dicho proyecto. He preferido, por una cuestión más emocional que profesional, transcribirlos en su forma original.

¡Que disfruten su lectura! 

 

EL SUEÑO DE UN NIÑO

Estrella 2Érase una vez un  niño llamado Alfredo que siempre había decidido tener un ajedrez. Un día su padre le dijo que si veía una estrella en el cielo muy brillante que pidiera el deseo que más quisiera.

El niño todas las noches se asomaba a la ventana a ver si veía una estrella brillante como la que le dijo su padre, pero Alfredo se quedaba dormido.

Un día Alfredo prometió a su “Diosito” que no se iba a quedar dormido durante la noche para poder ver esa estrella tan famosa.

Estrella 7Al día siguiente Alfredo va a clase como todos los días, pero él estaba en la luna de Valencia pensando en el ajedrez. Su profesora, que nunca lo había visto tan distraído, le preguntó a Alfredo:

- “¿En qué estás pensando?” . Y Alfredo, sin mediar palabra sale de la clase directo a una tienda de ajedrez. Allí preguntó qué cuanto costaba el ajedrez y sus piezas. La muchacha le dijo que mil pesetas y Alfredo sonriendo se fue a su casa. Allí se encuentra a su padre y le dice Alfredo:

Estrella 3-“Papá, yo no he visto esa estrella que brilla en el cielo”.

Su padre contesta:

-“Alfredo, todos los días no está esa estrella. El día menos pensado la verás”.  

Estrella 5Y el niño sin mediar palabra se fue a su cuarto, se asomó a la ventana y allí estaba esa estrella. Estrella 6Alfredo, que pidió el deseo, se acuesta a dormir pero no se podía quedar dormido y empezó a contar ovejitas y de tantas ovejitas que contó, por fin, se quedó dormido.

 Estrella 4Al día siguiente Alfredo se levantó y vio ese ajedrez y sus piezas . Y así termina esta historia.

Zuleima del Pino Monzón Sánchez (6º) -  C.P. Montiano Placeres. TELDE, GRAN CANARIA.

Visitas: 2871
0

Publicado por en en General

Ajedrez y fútbol 5Quique Setién Solar, más conocido como Quique Setién, nació en Santander el 27 de septiembre de 1958. Ex futbolista y actualmente entrenador de la Unión Deportiva Las Palmas de la Primera División de España. 

Frases dichas por Quique Setién relacionadas con ajedrez y fútbol.

“Prefiero muchas veces ponerme a jugar al ajedrez antes que ver fútbol”.  

 “A mí me gusta el ajedrez porque me aísla. Es un juego que me parece apasionante, nunca lo vas a poder controlar. Siempre hay alguien que te va a ganar. Hay mucha profundidad en el ajedrez, y en el fútbol pasa un poco lo mismo”.

Ajedrez y fútbol 2“Para mí es una válvula de escape”.

 “Lo que es un entretenimiento acaba en adicción”.

 “Llega a ser muy posesivo”.

 Ajedrez y fútbol 1“Me gusta el orden, es fundamental. Desde niño juego al ajedrez y la conexión es similar, las piezas se protegen y se conectan para atacar y defender. Y es vital dominar el centro del tablero”.

“En el tablero debes dominar siempre el centro, aunque luego te den mate por un lado, y en el fútbol también tienes que controlar el centro del campo para controlar la situación y tener más posibilidades de ganar el partido. Hay otros vínculos que ya se trabajan, incluso con niños".

Ajedrez y fútbol 7"La anticipación que existe en el ajedrez para pensar en las siguientes jugadas se puede acoplar perfectamente al fútbol, anticiparse para evitar que el otro lleve la iniciativa”.

"Jugar al ajedrez me ha dado una capacidad para analizar y entender el fútbol que quizás no tenía antes. El tratar de ver lo que va a suceder dentro un rato, y no cómo está el tablero en ese momento. El ajedrez me ayuda a tomar mejores decisiones y a estudiar desde muchos puntos de vista los partidos y rivales".

Ajedrez y fútbol 4"Este Barça es como una partida de ajedrez de un gran maestro"

Cuando se le pregunta si el fútbol tiene algo que ver con el ajedrez, responde:

Ajedrez y fútbol 3"Si. Y lo estamos viendo en este Barcelona. Son como las piezas de una partida de ajedrez de un gran maestro. Todas las piezas van coordinadas entre ellas, todas tienen su importancia, todas se mueven bien. Te ganan simplemente porque un peón se mueve bien, por ejemplo. Tienen un grado de coordinación y entendimiento que parecen un buen jugador de ajedrez".

Al preguntarle si es mejor una buena partida de ajedrez que un regular o mal partido de fútbol, responde:

Ajedrez y fútbol 8"Sí, y eso que ahora como entrenador tengo que ver más. Pero hay muchos partidos y muchos equipos que no me gustan y una buena partida de ajedrez ante un rival de tu nivel es apasionante. Además, no todo es fútbol en la vida".

Visitas: 3207
0

Los cuentos y poemas que se mostrarán en este blog corresponden a trabajos realizados por alumnos, cuando en el CEIP Marpequeña, en el municipio de Telde en Gran Canaria, convocábamos el Concurso de Cuentos y Poesías de Ajedrez, encuadrado dentro del Proyecto de Innovación EducativaEl Ajedrez en la Escuela, que impartí durante varios cursos en dicho Centro.

Quizá puedan parecer trabajos con poco rigor literario, pero hay que tener en cuenta la edad de los alumnos que participaron en dicho proyecto. He preferido, por una cuestión más emocional que profesional, transcribirlos en su forma original.

¡Que disfruten su lectura! 

HISTORIA DE AJEDREZ

       Poesía 1Os voy a contar esta historia simpática y fantástica sobre el AJEDREZ.

         Había una vez un juego llamado AJEDREZ. En él, hay un grupo de 32 piezas, que se utilizaban en la práctica del mismo. Este juego, muy practicado en mis tiempos, era muy popular.

         Yo personalmente lo considero una pérdida innecesaria de capacidad intelectual, aunque me parece entretenido.

         Poesía 3Bueno, a lo que iba; las treinta y dos piezas nombradas antes, están divididas en dos grupos de dieciséis cada grupo. Cada grupo tiene: un Rey, una Dama, dos Alfiles, dos Caballos, dos Torres y ocho peones, los cuales son los principales “mártires” de este juego.

         Estos dos “bandos” de dieciséis piezas cada uno se llevaban fatal; no sé podían mirar a la cara unas a otras.

         Unas eran blancas y otras negras.

        Poesía 2 Cada cuatro años se celebraba un torneo y el ganador se quedaba con la custodia del lugar.

         Pero aquel año, ¡no! ; aquella vez, no ocurrió lo de otros años. ¡Iba a ser diferente!

         El gran día del torneo amaneció muy soleado. Como de costumbre, los distintos grupos de piezas estaban como “el perro y el gato”.

         Poesía 4El Rey blanco decidió realizar la apertura de una forma poco ortodoxa; llamó al Rey negro para pedirle perdón por todas las injurias e insultos dichos por él anteriormente.

         El Rey negro emocionado, juró solemnemente, que jamás se utilizaría un torneo de AJEDREZ como motivo de una discusión.

         La paz reinó en el tablero de ajedrez y solo jugaban para divertirse.

         Raúl Martín Peñate. CEIP Príncipe de Asturias. GRAN CANARIA.

         Curso 7º de EGB.

Visitas: 5248
0

Publicado por en en General

JUGAR A LA CIEGA III

      Jugar a la ciega 15   Zukertort (1842-1888) batió el récord anterior al jugar contra dieciséis rivales en 1876.

        Jugar a la ciega 20Pillsbury (1872-1906). En el año 1902, cuando contaba con 30 años de edad y durante el Torneo de Hannover, Pillsbury, se enfrentó a 21 rivales durante 12 horas, con un resultado de: 3 victoria, 11 tablas y 7 derrotas. Un año más tarde, en Moscú, batió su propio record jugando contra veintidós jugadores con este resultado: 17 victorias una perdida y 4 empates. Éste puede ser considerado el mayor esfuerzo que se ha realizado en la historia del ajedrez a la ciega, sobre todo teniendo en cuenta que también jugó a whist, (predecesor del bridge), y que repitió una lista de palabras "complicadísimas" que le habían sido comunicadas horas antes.  Algunas de las palabras que mostraban a Pillsbury durante su exhibición son éstas:  antiphlogistine, periosteum, takadiastase, plasmon, ambrosia, Threlkeld, streptococcus, staphylococcus, micrococcus, plasmodium, Mississippi, Freiheit, Philadelphia, Cincinnati, athletics, no war, Etchenberg, American, Russian, philosophy, Piet Potgelter’s Rost, Salamagundi, Oomisillecootsi, Bangmamvate, Schlechter’s Nek, Manzinyama, theosophy, catechism, Madjesoomalops. (Por cierto, falta una para completar las treinta, que ha debido perderse por ahí. Por lo visto ni siquiera las hemerotecas compiten con Pillsbury en capacidad mnemónica.             

        Jugar a la ciega 16 Reti (1889-1929), fue el siguiente que batió el record anterior, jugó contra 24 jugadores en Haarlem en 1919 con 12 victorias, 3 derrotas y 9 empates en 7 horas y media.

         Jugar a la ciega 17En 1921 Breyer (1893-1921), bate el record al jugar contra 25 jugadores en Kaschau, ganando 15, perdiendo 3 y empatando 7 juegos.

         Fue el gran Alekhine (1892-1946), quien rompió el récord en 1924 al jugar contra 26 tableros, todos ellos grandes jugadores, a la clausura del torneo de Nueva York. Después de 11 horas de extrema actividad mental salió con 16 Jugar a la ciega 19victorias, 5 perdidas y 5 empates, a pesar de que los rivales eran de los jugadores más fuertes de Estados Unidos como: Steiner y Kashdan. Tres años más tarde, batió su propio record, en París, jugando contra 28 jugadores. El resultado fue el siguiente: 22 partidas ganadas, 3 perdidas y 3 tablas.

         En 1925, nuevamente Richard Reti aumentó el número a 29 en Sao Paulo, 21 victorias, 2 perdidas y 6 empates.

         Jugar a la ciega 21George Koltanowski (1903-2000), consiguió en 1931 batir el record en Amberes, jugando contra 30 tableros. Ganó 20, empató 10 y no perdió ninguna.

         Alekhine volvió a jugar contra 32 en Chicago, en el año 1925 con 19 victorias, 4 derrotas y 9 empates.

         Regresó Kaltanowsky (1903-2000), estableció el récord del mundo en Edimburgo, el 20 de septiembre de 1937, jugando contra 34 simultáneamente. El resultado fue de 24 victorias y 10 tablas. En 1960 superó su propio record jugando contra 56 tableros, ganado 50 y empatando 6.

         Otra especie de milagro, difícil de comprender, fue obrado por Jacques Mieses en el año 1943, en Londres. A la tierna edad de ¡¡78 años!! jugó 5 partidas simultaneas a la ciega con el resultado de 2 victoria y tres empates. ¡¡¡Parece algo paranormal que un cerebro en el final de sus días pueda rendir a un nivel tan espléndido!!!

         El récord se veía imposible de superar, pero llegó Najdorf (1910-1997), de origen polaco y nacionalizado argentino. En 1947 jugó contra 40 rivales a ciegas, después visito Sao Paulo para enfrentar a 45 rivales y después de 23 horas y media de juego logró el buen resultado de 39 victorias, 2 derrotas y 4 empates. Si alguien pensaba que ese récord duraría por siempre, estaba equivocado.

           Jugar a la ciega 22 La exhibición de simultáneas a ciegas comenzó el 25 de enero a las 21 y finalizó al día siguiente a las 19.40. La dimensión es tal en dicha exhibición que no es extraño afirmar que poseía una memoria realmente muy prodigiosa. En concreto, si se analiza la exhibición debe tenerse en cuenta que para Najdorf significó retener 1440 posiciones, 2880 escaques y cerca de 1800 jugadas.

         Otro hecho a tener en cuenta fue una exhibición simultánea (pero no a ciegas como las anteriores mencionadas) que realizó en la ciudad de Bahía Blanca, Buenos Aires, Argentina, contra 222 tableros. Doscientas dos victorias, doce empates y ocho perdidas.

         Una anécdota interesante relata que Najdorf se encontraba de viaje y un pasajero se le acercó y lo saludó. Entablaron una conversación pero lamentablemente Najdorf no podía recordarlo; sin embargo, el pasajero le relató que él participó en la mencionada exhibición simultánea y luego de que Don Miguel Najdorf le preguntase el tablero en el que tuvo participación, pudo recordar exactamente la partida y el momento en el cuál le dio jaque mate.

Najdorf comentó:"Frente al tablero no existe el apellido, sólo cuenta la posición".

        

         Janos Flesch (1933-1983), maestro Internacional húngaro jugó contra 52 rivales también en exhibición simultanea a ciegas jugó durante 12 horas y logró 31 victorias, 3 derrotas y 18 empates. Su record no está reconocido porque parece ser que consultó algunas jugadas.

          Finalmente, el privilegio de ostentar el record vigente en la actualidad corresponde a George Koltanowski, marca lograda en la ciudad de San Francisco el 13 de Diciembre de 1960, jugando contra 56 rivales a la vez. Koltanowski venció en 50 partidas e hizo tablas en las 6 partidas restantes. Se había estipulado que Koltanowski tendría sólo 10 segundos por jugada y la sesión duró un total de 9 horas y 45 minutos. Valorar el mérito de este récord no es sencillo, ya que los rivales no eran de entidad.

         Todos estos records deben valorarse en su justa medida, un punto importante a tener en cuenta es la calidad de los rivales a lo que se enfrentan los maestros, a veces el número de contrincantes es alto, pero si son simples aficionados la dificultad disminuye.  

      Programa televisivo.

         ¿ Podrán romper este récord? El tiempo lo dirá.

Visitas: 2242
0

Diagrama 508

TEMAS TÁCTICOS: ATAQUE COMBINATIVO LVIII

Siegbert Tarrasch vs Semion AlapinLa posición del diagrama corresponde a una partida celebrada en Núremberg, Alemania, en el año 1892 entre  Siegbert Tarrasch vs Semion Alapin.

Con el tema táctico "ATAQUE COMBINATIVO", Siegbert Tarrasch conductor de las blancas consigue el abandono de Semion Alapin.

    La partida terminó de la siguiente forma:

1.- El peón blanco "f" adelanta dos casillas. El alfil captura al caballo.

2.- El peón "f" captura al alfil. La torre captura al peón.

3.- La torre captura a la torre. El alfil captura a torre.

4.- La dama blanca ataca en "e1". La dama negra captura a la dama.

5.- El alfil captura a la dama. El alfil vuelve a la casilla "d5".

6.- El alfil blanco se desplaza a "f3". El rey negro de mueve a "g8".

7.- El peón "h" avanza dos casillas. El rey avanza a "f7".

8.- La torre se coloca en "c2". El rey se coloca en "e6".

9.- La torre ataca en "e2". El rey avanza a "f5".

10.- El peón da jaque. El rey huye.

11.- El rey blanco, moviéndose a "g2", le corta el paso al rey negro. Las negras rinden. 

Visitas: 2661
0

Diagrama 507

TEMAS TÁCTICOS: JAQUE A LA DESCUBIERTA XXIV

Siegbert Tarrasch vs Karl SatzingerLa posición del diagrama corresponde a una partida celebrada en Munich, Alemania, en el año 1915 entre Siegbert Tarrasch vs Karl Satzinger.

Con el tema táctico "JAQUE A LA DESCUBIERTA", Siegbert Tarrasch conductor de las blancas consigue mate ante Karl Satzinger, no sin antes sacrificar su dama y su torre.

   La partida terminó de la siguiente forma:

1.- El caballo blanco retrocede a "d1". El alfil negro ocupa la casilla "b7".

2.- El caballo salta a "f2". Las negras adelantan el peón "c".

3.- El caballo blanco salta a "g4". El peón "f"  ataca al caballo avanzando dos casillas.

4.- El peón captura al paso. El caballo negro salta a "f5".

5.- El peón "f" captura al peón. El caballo captura al peón.

6.- La dama, capturando al peón, da jaque. El rey captura a la dama.

7.- La torre da jaque. El rey huye.

8.- El caballo da jaque en "h6". El rey huye a "h7".

9.- El caballo, saltando a "f7", da jaque a la descubierta. El rey huye.

10.- La torre sacrificándose da jaque. El caballo captura a la torre.

11.- El caballo saltando a "h6" da jaque mate.

Es un mate de caballo con ayuda de una torre y un alfil.

Visitas: 2283
0

Diagrama 506

TEMAS TÁCTICOS: PROMOCIÓN DEL PEÓN X

Siegbert Tarrasch vs Roven VogelLa posición del diagrama corresponde a una partida celebrada en Núremberg, Alemania, en el año 1910 entre Siegbert Tarrasch vs Roven Vogel.

Con el tema táctico "PROMOCIÓN DEL PEÓN", Siegbert Tarrasch conductor de las blancas consigue el abandono de Vogel ante la promoción del peón.

    La partida terminó de la siguiente forma:

1.- Las blancas adelantan el peón "b" una casilla. La torre captura al peón "a".

2.- La torre blanca se coloca en "d1". Las negras adelantan el peón "a".

3.- La torre da jaque. El rey huye.

4.- La torre blanca se coloca en la columna "a". El peón "a" sigue avanzando.

5.- La torre captura al peón. La torre captura a la torre.

6.- El peón captura a la torre. El caballo negro salta a "g8".

7.- El caballo salta a la casilla "d6". El rey negro se desplaza a "f6".

8.- El caballo captura al peón "b". El rey ocupa la casilla "e5".

9.- El peón "a" sigue su camino hacia la coronación. El caballo negro salta a "e7".

10.- El caballo blanco salta a "d6". El rey negro se desplaza a "d4".

11.- El peón blanco sigue su camino. Las negras rinden. (Ni el rey ni el caballo pueden evitar la coronación)

Visitas: 3145
0

Los cuentos y poemas que se mostrarán en este blog corresponden a trabajos realizados por alumnos, cuando en el CEIP Marpequeña, en el municipio de Telde en Gran Canaria, convocábamos el Concurso de Cuentos y Poesías de Ajedrez, encuadrado dentro del Proyecto de Innovación EducativaEl Ajedrez en la Escuela, que impartí durante varios cursos en dicho Centro.

Quizá puedan parecer trabajos con poco rigor literario, pero hay que tener en cuenta la edad de los alumnos que participaron en dicho proyecto. He preferido, por una cuestión más emocional que profesional, transcribirlos en su forma original.

¡Que disfruten su lectura! 

EL PEÓN VALIENTE

 

         Cuento 2Érase una vez un peón que estaba muy triste porque no servía para nada.

         Un día el peón se decidió a hablar con el Rey:

-          Sr., he decidido que como no tengo ninguna cosa para defenderme si hace el favor, de prestarme algunas cosas que necesito: la armadura, el escudo y la espada.

Y el Rey contestó:

-          Por supuesto peoncito, le diré a Torreón que te dé la mejor armadura y la más fuerte y resistente, luego la espada de mi padre, por supuesto la mejor, - dijo el Rey.

Cuento 3¡Llegó el día de la batalla con el rey negro! El Rey negro secuestró a rey blanco. Entonces Alfitrón, Torreón y Peoncito fueron a rescatarlo.

     El Rey y sus súbditos estaban encerrados en una mazmorra del castillo, todo era negro: la cama, el suelo, incluyendo las paredes pero lo único que no era negro, era una flecha blanca que habían tirado en la última batalla. A la noche siguiente Torreón,  Alfitrón y Peoncito estaban ya en la entrada del castillo. ¡Qué susto se llevó Peoncito cuando secuestraron a sus amigos!

    Cuento 1 Rápidamente se escondió en una torre de piedra negra, luego fue a liberar al Rey y a los demás. Ahora Peoncito es el Héroe del Castillo Blanco.

NOMBRE: Beatriz Mancera Ramírez CEIP Marpequeña, Telde.

Curso: 3º

Visitas: 3766
0

Publicado por en en General

JUGAR A LA CIEGA II

      Jugar a la ciega 1   El ajedrez tiene muchas facetas. Existe desde luego, el de competición, en donde con ciertos límites en el tiempo de reflexión se intenta ser mejor que los demás. Hay muchísimas modalidades de ajedrez rápido: a una hora, media, quince minuto o cinco.

         Además de esto, existen ciertas modalidades en ajedrez cuyo fin primordial es hacerlo un juego espectacular. Una de ellas es el juego simultáneo. Se trata, en este caso, de que un fuerte ajedrecista juegue contra 20, 25 o más jugadores a la vez. La mecánica es muy simple. Cada jugador juega en un tablero y cuando el maestro (que por lo general lleva blancas), llega frente al aficionado, hace su jugada y éste tiene todo el tiempo que tarda el primero para regresar a su mesa y pensar su movimiento. Lo ejecuta, el maestro responde y así va tablero tras tablero. 

        Jugar a la ciega 10 Jugar a la ciega es la modalidad del ajedrez más espectacular que existe. El ajedrez a la ciega resulta sorprendente e incomprensible a primera vista, se juega sin poder ver el tablero ni las piezas y el jugador se vale simplemente de su mente para ir transmitiendo cada jugada.

         El aficionado observa ensimismado como el maestro retiene la posición en su mente como si pudiese ver las piezas, cada jugada parece realizada a través de unos pases mágicos y resulta difícil comprender como un ser humano puede lograr recordar y calcular tantas variantes a la vez. 

         Pero esto es sólo la punta del iceberg. Lo habitual es jugar sesiones de simultaneas, donde se juegan varias partidas al mismo tiempo. Pero la dificultad sigue en aumento, ya que todos los rivales de la sesión juegan viendo sus piezas en sus respectivos tableros.

         Jugar a la ciega 9Según algunos historiadores en el año 700 vivió en el Medio Oriente un juez llamado Bin Jubair (665-714) al que se le considera el primer especialista en el ajedrez a la ciega.

         Otro jugador destacado de esta modalidad fue Said Ben Yugair Al Kufi falleció en el año 820.

         En el año 970 un viajero griego llamado Joseph Techelebi, sorprendía a la audiencia con una increíble habilidad para jugar a la ciega.

         En 1266 un jugador llamado Bizzeca jugó tres partidas a la vez en Florencia.

         Ruy López (1540-158), Alfonso Cerón (1535-¿...?), Leonardo da Cutri (1552-1597) y Paolo Boi (1528-1598) deslumbraron a los cortesanos al vencer a sus rivales sin mirar el tablero.

           Jugar a la ciega 8 El juego a la ciega no es nada sencillo, exige un esfuerzo descomunal y no todos son capaces de soportarlo. Un ejemplo muy ilustrativo es el de Kermur de Legal (1702-1790), considerado el mejor jugador del mundo en su época, que sólo llegó a jugar una partida a la ciega en su vida y quedó tan agotado que prometió no volver a disputar otra jamás.

            La notoriedad del ajedrez a la ciega se extendió como un reguero de pólvora gracias a otro jugador francés: Andre Danican Philidor (1726-1795). Sus exhibiciones en el café de La Régence eran seguidas por auténticas multitudes y fue reclamado en distintos países para realizar simultaneas.Cuando en 1783, el gran Philidor jugó tres juegos a ciegas, tuvieron que firmar los testigos ante un notario público para constatar que fue verdad, ya que creían que las generaciones venideras no lo creerían.

       

De la hazaña de Philidor los periódicos de la época comentaron:

 

      Jugar a la ciega 11   Un periódico informó el 8 de mayo de 1783 con ocasión de una representación de ajedrez a ciegas del francés:

 

“Ayer, el Sr. Philidor dio en el club de ajedrez de St. James Street una de esas maravillosas demostraciones, por las cuales tanto se le admira. Jugó tres partidas distintas al mismo tiempo sin mirar los tableros...... Para aquella persona, que entiende algo de ajedrez, la realización de las capacidades del Sr. Philidor debe de significar como unas de las mayores proezas para las cuales un cerebro humano está en condiciones....”(citado en el libro de Susanna Poldauf: “Philidor: Una combinación única entre el ajedrez y la música”, Berlín, Editorial Exzelsior, pág. 96).

 

También el “Morning Post” del 28 de mayo 1782 publicó maravillado:

 

“Esta representación, al mismo tiempo muy interesante y sorprendente, parece sobrenatural y merece, sin duda alguna, ser transmitida como prueba de la fuerza del cerebro humano”(cita Poldauf, pág. 97).

 

El periódico londinense “World” incluso destaca el rendimiento de Philidor en el juego a ciegas como“un fenómeno de la historia de la humanidad, que debe considerarse como uno de los mejores ejemplos del espíritu y de la memoria humana”(cita en Poldauf, pag. 100).

 

Mientras tanto Denis Diderot un buen amigo de Philidor y uno de los más celebres intelectuales de aquellos tiempos, no estaba impresionado y advirtió a Philidor de los peligros del juego a ciegas:

 

“Si Ud. ha jugado estas tres partidas sin verlas, sin que existiese por su parte un interés crematístico para Ud., tengo que decirle, que: ‘Estaría dispuesto a perdonarle, si Ud. hubiese recibido por ese esfuerzo unas 500 o 600 guineas; pero arriesgar su inteligencia y talento para nada, esto es simplemente incomprensible’”.(cita en Poldauf, pág. 103).

 

http://www.tabladeflandes.com/frank_mayer/frank_mayer80.html

 

       Jugar a la ciega 13  Pero las hazañas de Philidor quedaron en el olvido con la llegada de otro genio: Paul Morphy (1837-1884). El estadounidense jugó 6 partidas a la vez en 1858 (New Orleans), hazaña superada al poco tiempo por Louis Paulsen (1833-1891), que jugó 8. Morphy batiría esa marca acto seguido con 10 partidas. Éste fue el comienzo de una gran rivalidad entre los maestros, buscando el record de más partidas disputadas a la vez.

 

         

         Con nuestros alumnos podemos realizar este ejercicio.

Jugar a la ciega Les mostramos el diagrama, dejamos que lo visualicen durante un cierto tiempo. Después quitamos las piezas del tablero y les haremos algunas de las siguientes preguntas.

a) ¿Qué piezas blancas se han movido?

b) ¿Qué piezas negras se han movido?

c) ¿Qué tipo de enroque han hecho las blancas?

d) ¿Qué piezas blancas están amenazadas?

También podemos realizar el siguiente e interesante ejercicio:

Los alumnos forman dos grupos. Cada grupo se asigna un color. Se colocan en el tablero mural tantas piezas como alumnos haya por cada grupo. Se deja que se visualice durante un corto espacio de tiempo. Los alumnos del grupo de las blancas, deben memorizar dónde están cada pieza, lo mismo el grupo de las piezas negras. Se nombran dos capitanes, que serán los encargados de ir al mural y preguntar a cada compañero de su grupo que diga la posición que ocupaba una determinada pieza de su color. Gana el equipo que más acierto consigue. ¡¡¡Se penalizará con un punto al equipo en el que algún alumno haga comentarios durante el juego, que indiquen al compañero una pista sobre la localización que ocupaba la pieza en cuestión!!

Visitas: 2529
0

Diagrama 505

TEMAS TÁCTICOS: ATAQUE COMBINATIVO LVII

Levon Aronian vs Hikaru NakamuraLa posición del diagrama corresponde a una partida celebrada durante el torneo de Candidatos, Moscú, Rusia, en el año 2016 entre Levon Aronian vs Hikaru Nakamura.

Con el tema táctico "ATAQUE COMBINATIVO", Levon Aronian conductor de las blancas consigue el abandono de Hikaru Nakamura. En este enlace, https://www.facebook.com/groups/882111941868376/permalink/969344869811749/?__mref=message_bubble, se podrá comprobar cómo Hikaru Nakamura toca su rey y tuvo que jugarlo. Recordemos la regla: "PIEZA TOCADA, PIEZA MOVIDA".

La partida terminó de la siguiente forma:

1.- La torre blanca se mueve a "d7". El rey negro se coloca en "f8".

2.- El rey blanco avanza a "f6". La torre da jaque.

3.- Las blancas interponen la torre. La torre negra se coloca en "a8".

4.- Las blancas adelantan el peón "h". El rey se desplaza a "g8".

5.- Las blancas adelantan el peón "f". La torre negra se coloca en "b8".

6.- La torre blanca se coloca en "d7". La torre negra da jaque.

7.- El rey huye. La torre, moviéndose a "b5", ataca al peón.

8.- La torre blanca da jaque. El rey huye a "h7".

9.- El rey blanco se mueve a "f6". La torre negra da jaque.

10.- Las blancas interponen la torre. La torre negra huye a "b7".

Visitas: 2482
0

Diagrama 504

TEMAS TÁCTICOS: DOBLE AMENAZA XXXII

Sergey Karjakin vs Viswanathan AnandLa posición del diagrama corresponde a una partida celebrada durante el torneo de Candidatos, Moscú, Rusia, en el año 2016 entre Sergey Karjakin vs Viswanathan Anand.

Con el tema táctico "DOBLE AMENAZA",  Sergey Karjakin conductor de las blancas consigue el abandono de Viswanathan Anand ante la doble amenaza.

      La partida terminó de la siguiente forma:

1.- El caballo da jaque en "h7". El rey se coloca en "f7".

2.- El caballo retrocede a "d4". El caballo negro salta a "e7".

3.- El caballo blanco ataca y se coloca en "b5". El caballo negro defiende y salta a "c8".

4.- Las blancas adelantan el peón "a". La torre se mueve a "b7".

5.- La torre blanca ataca al caballo. El caballo, saltando a "e7", ataca a la torre.

6.- La torre regresa a "a6". El caballo negro regresa a "c8".

7.- La torre vuelve atacar al caballo. El caballo salta a "e7".

8.- La torre blanca se coloca en "d6". La torre negra se coloca en "b6".

9.- La torre, moviéndose a "d7", ataca al caballo. El peón ataca al caballo.

10.- El caballo salta a "c3". Las negras rinden

Visitas: 2379
0

Diagrama 503

TEMAS TÁCTICOS: DOBLE AMENAZA XXXI

Veselin Topalov vs Levon AronianLa posición del diagrama corresponde a una partida celebrada durante el torneo de Candidatos, Moscú, Rusia, en el año 2016 entre Veselin Topalov vs Levon Aronian.

Con el tema táctico "DOBLE AMENAZA", Levon Aronian conductor de las negras consigue el abandono de Veselin Topalov.

      La partida terminó de la siguiente forma:

1.- El peón negro captura al peón.

2.- El peón captura al peón. El rey negro se mueve a "h7".

3.- El rey blanco se mueve a "h1". La dama se coloca en "g7".

4.- La dama blanca se coloca en "e2". El peón protege al caballo.

5.- La dama blanca se desplaza a "f3". Las negras adelantan el peón "c" una casilla.

6.- El peón captura al peón. El peón captura al peón.

7.- Las blancas adelantan el peón "h" una casilla. La torre negra ataca en "g6".

8.- La torre blanca se coloca en "b1". La torre negra, colocándose en "g3", amenaza a la dama.

9.- La dama huye a "h5". La dama negra se coloca en "d7".

10.- El rey ataca a la torre moviéndose a "h2". La torre da jaque.

11.- El rey huye. La dama negra se coloca en "d5".

12.- Las blancas rinden.

Visitas: 2388
0

Diagrama 502

TEMAS TÁCTICOS: GANANCIA DE MATERIAL XXIII

Sergey Karjakin vs Hikaru NakamuraLa posición del diagrama corresponde a una partida celebrada durante el torneo de Candidatos, Moscú, Rusia, en el año 2016 entre Sergey Karjakin vs Hikaru Nakamura.

Con el tema táctico "GANANCIA DE MATERIAL", Sergey Karjakin conductor de las blancas consigue el abandono de Hikaru Nakamura.

      La partida terminó de la siguiente forma:

1.- La dama blanca se mueve a "c". El alfil negro se coloca en "c7".

2.- El caballo salta a "d4". El alfil ataca al caballo en "b6".

3.- Las blancas adelantan el peón "h". El caballo captura al peón "g".

4.- El peón captura al caballo. El caballo captura al caballo.

5.- El alfil captura al caballo. El alfil captura al alfil.

6.- El peón captura al alfil. La dama da jaque en "e3".

7.- La dama blanca se interpone. La dama negra captura al caballo.

8.- La torre blanca ata en "c7". Las negras adelantan el peón "f" dos casillas.

9.- La torre captura al alfil. Las negras adelantan el peón "h" una casilla.

10.- El alfil, capturando al peón, da jaque. El rey huye a "h7".

11.- El alfil retrocede a "g2". La torre ataca a la dama.

12.- El alfil ataca a la torre en "f1". Las negras rinden.

Visitas: 2165
0

Diagrama 501

Viswanathan Anand vs Veselin  TopalovTEMAS TÁCTICOS: ATAQUE SOBRE COLUMNAS ABIERTAS XXIII

La posición del diagrama corresponde a una partida celebrada durante el torneo de Candidatos, Moscú, Rusia, en el año 2016 entre Viswanathan Anand vs Veselin Topalov.

Con el tema táctico "ATAQUE SOBRE COLUMNAS ABIERTAS", Viswanathan Anand conductor de las blancas consigue el abandono de Veselin Topalov.

La partida terminó de la siguiente forma:

1.- Las blancas atacan con la torre "1" en la casilla "e7". Las negras atacan al caballo con la torre "c".

2.- El caballo huye a "d2". La torre, colocándose en "c2", sigue amenazando al caballo.

3.- El caballo salta a "e4". Las negras adelantan el peón "f" una casilla.

4.- Las blancas adelantan el peón "h". La torre captura al peón "a".

5.- La torre blanca se coloca en "f7". Las negras adelantan el peón "g".

6.- El peón "h" sigue adelante. La torre, capturando al peón, da jaque.

7.- El caballo captura a la torre. La torre negra se coloca en "a2".

8.- La torre "f" se coloca en "f8". La torre, capturando al caballo, da jaque.

9.- El rey se refugia en "h3". El peón da jaque.

10.- El rey captura al peón. El peón da jaque.

11.- La torre captura al peón. Las negras rinden.

Visitas: 2084
0

Publicado por en en General

JUGAR A LA CIEGA I

A la ciega 2Hay muchas razones por la cuales el ajedrez debe estar en las escuela.  http://www.elajedrezenlaescuela.com/index.php/el-blog/entry/veinticico-razones-por-las-cuales-el-ajedrez-debe-estar-en-las-escuelas

Una de ella es que Aumenta la capacidad de imaginación:la imaginación es uno de los grandes tesoros de la infancia. Promover el desarrollo de la creatividad de los niños es esencial para ellos, ya que esta capacidad tan significativa que relacionamos con niños les ayuda a expresarse por sí mismos, a desarrollar su pensamiento abstracto y, también, será primordial a la hora de resolver problemas y de relacionarse mejor con los demás a lo largo de toda su vida. Las actividades creativas, como dibujar o encontrar una solución original y eficaz a un problema, motivan a las personas, las hacen sentirse orgullosas de sí mismas, les ayudan a pasar un buen rato, a disfrutar de la belleza del arte e incluso aportan sentido a sus vidas.

               A la ciega 1 En el ajedrez no es suficiente con responder a las jugadas del oponente o tratar de seguir patrones de jugadas estudiadas o practicadas previamente. A fin de lograr ventajas claras sobre el oponente, el ajedrecista debe imaginar posiciones distintas a las que está presente en el tablero en ese momento y definir estrategias que le permitan llegar a ellas.

       A la ciega 4 El psicoanalista germano-estadounidense Erich Fromm, (1900-1980), comenta:

         "Ajedrez: Una actividad donde los problemas deben ser resueltos: con la razón, con la imaginación y con la conciencia. Una necesidad de realizar, de que lo que se hace tenga impacto, despierte interés y sea objeto de una respuesta de los demás. El principio de efectividad se hace presente por el amor y el trabajo productivo."

         A la ciega 6El senador nacionalista vasco durante su intervención en el debate sobre una Proposición No de Ley encabezada por Marcelino Galindo de Coalición Canaria en los años 90 argumentaba:

         "Algún autor dice que el ajedrez no sólo es juego: es paciencia, es técnica, es ciencia, arte, imaginación y de combinaciones ilimitadas.”

         Beniamín Bliumenfeld, (1884-1947), aconsejaba a sus discípulos con esta palabras:

         "Antes de realizar la jugada por la que os hayáis decidido, mirar el tablero con ojos de principiante, no vaya a ser que llevados por la imaginación a esferas más elevadas, dejéis de ver que allí hay un mate.”

         David Bronstein nos dejó esta hermosa frase:

         "El ajedrez es imaginación

         Mijaíl Tal comenta:

         "Lo mismo que nuestra imaginación se agita por la sonrisa de una muchacha, así la imaginación se agita por las posibilidades del ajedrez."

         José Raúl Capablanca certifica:

         "En ajedrez cuando juegas con un jugador fuerte las dos armas disponibles para vencerlo deben ser la lógica y la imaginación

         Según la RAE, "imaginación es la capacidad de formar en la mente imágenes o representaciones de cosas o personas reales, irreales o imaginarias".

         Dentro de las actividades o prácticas recomendables para los niños que juegan al ajedrez puede estar el ajedrez a ciegas, aunque sería importante recordar algunas consideraciones muy importantes:

  • Jugar una partida de ajedrez a ciegas supone un esfuerzo considerable.
  • No es recomendable realizar esta práctica con excesiva frecuencia.
  • Así mismo no es recomendable realizar esta práctica hasta que no se tenga un nivel elevado del sistema algebraico.

         Veamos algunas actividades que se pueden realizar previamente en las que se practica el pensamiento y cálculo a la ciega.

El tablero

 

 

 Para los más pequeños podemos realizar esta actividad. Con este forma de presentar el tablero debemos preguntar a nuestros alumnos de qué color es una determinada casilla. Más adelante haremos preguntas sin tener este referencia de modelo.

 

 

JUEGO DE ACERTAR EL COLOR DE LAS CASILLAS

http://www.elajedrezenlaescuela.com/index.php/el-blog/entry/juego-de-acertar-las-casillas

JUEGO DECUBRIR EL CODIGO

http://elajedrezenlaescuela.com/index.php/el-blog/entry/juego-de-descubrir-el-codigo

JUEGO DE ACERTAR LA POSICIÓN

http://www.elajedrezenlaescuela.com/index.php/el-blog/entry/actividades-con-los-alumnos-juego-de-acertar-la-posicion

JUEGO DE LA POSICIÓN CON EL TABLERO.

  1. Poner una posición en el tablero. (Pocas piezas y si es posible mate en uno, más tarde mate en dos y así sucesivamente)
  2. Dejar un tiempo prudencial, un par de minutos, para que los alumnos resuelvan el problema plateado.
  3. Escribir cada alumno en su cuaderno la solución.
  4. Intercambios de cuaderno.
  5. Comprobar resultados.

JUEGO DE LA POSICIÓN SIN EL TABLERO

  1. Leer la posición.
  2. Plantear el problema.
  3. Dejar transcurrir un tiempo.
  4. Escribir resultados en su cuaderno.
  5. Intercambiar cuadernos.
  6. Comprobar resultado.

Pero no olvidemos nunca que el esfuerzo que se realiza en este tipo de ejercicios es considerable, y por tanto, no se debe abusar de su incorporación dentro de los métodos de entrenamiento con niños y jóvenes.

Visitas: 3189
0

Diagrama 500

TEMAS TÁCTICOS: ATAQUE COMBINATIVO LVI

Siegbert Tarrasch vs Jean TaubenhausLa posición del diagrama corresponde a una partida celebrada durante el torneo de Nümberg, Alemania, en el año 1892 entre Siegbert Tarrasch vs Jean Taubenhaus.

Con el tema táctico "ATAQUE COMBINATIVO", Siegbert Tarrasch conductor de las blancas consigue precioso mate ante Jean Taubenhaus.

La partida terminó de la siguiente forma:

1.- El peón amenaza al alfil. El alfil captura al peón.

2.- El caballo salta a la columna "g". El alfil captura a la torre.

3.- La dama captura al caballo. Las negras adelantan el peón "h".

4.- El caballo captura al alfil. El peón captura al caballo.

5.- El alfil captura al peón amenazando a la dama. La negras interpone el caballo.

6.- El caballo salta a la columna  "e". El peón negro captura al peón.

7.- El caballo salta a la casilla "d5". Las negras adelantan el peón "f", atacando al alfil.

8.- El alfil ataca en "c4". La negras interponen la torre en la casilla "f7".

9.- El caballo, capturando al peón, da jaque. El peón captura al caballo.

10.- La dama, capturando a la torre, da jaque. El rey huye.

11.- El alfil, capturando al peón, da jaque mate.

Es un mate de alfil con ayuda de la dama.

Visitas: 2171
0
TOP