FORGOT YOUR PASSWORD?

*

El Ajedrez en la escuela

  • Inicio
    Inicio Aquí es donde puedes encontrar todas las publicaciones del blog.
  • Categorías
    Categorías Muestra una lista de categorías de este blog.
  • Etiquetas
    Etiquetas Muestra una lista de etiquetas que se han utilizado en el blog.
  • Bloggers
    Bloggers Busca a tu blogger preferido.
  • Blogs de Equipo
    Blogs de Equipo Busca tu equipo de blog preferido aquí.
  • Acceder
    Login Tu cuenta

SIMULACRO DE ATAQUE

Publicado por en en Cuentos y poesias
  • Tamaño de fuente: Mayor Menor
  • Visitas: 3193
  • 0 Comentarios
  • Suscribirse a las actualizaciones
  • Imprimir

Agustín Millares SallAgustín Millares Sall nació el 30 de junio de 1917 en Las Palmas de Gran Canaria en el seno de una familia muy comprometida con la cultura.

Este año se cumplen 25 años de la muerte del poeta, acaecida en Las Palmas de Gran Canaria en 1989.

El siguiente poema corresponde a la Antología YO POETA DECLARO.

Atrincherados 1939

SIMULACRO DE ATAQUE

Inicióse el simulacro

en suave y clara mañana.

Caía sobre las piedras

de la trinchera horadada,

en tintineo fugaz

una cascada de balas.

Temiendo al viento del Este,

ladrón de sueños y trabas,

reservé el pecho y el rostro

en la trinchera de lana.

Temía a las pulmonías

manejadoras de espadas,

consumadas floretistas

de certeras estocadas.

En las cimas de las cercas

cantaban todas las máquinas

una canción  de sorpresa

cosiendo grises montañas.

Un taller de modistillas

recordaba la alharaca.

Pero nosotros, muy tímidos,

no le mostramos la cara.

Contestamos la canción

devolviéndola con ráfagas,

todo el plomo derretido

de una plaga de cigarras.

En todas las aspilleras

son de plomo las miradas.

El ajedrez de la vida

se torna en una jugada.

Caballo por una Torre

y la Dama amenazada.

Un batallón se transforma

y emprende la retirada

medrosa, a toda carrera,

con la muerte a las espaldas.

Le contiene con sus manos

el honor de retaguardia.

Vuelve a dar una embestida

y a cuatro peones mata;

jaque el Rey con una Torre

y la partida se salva.

Y el ajedrez de la vida

volvió a quedar como estaba.

El simulacro de ataque

iniciado en la mañana,

agonizó al mediodía

y murió, cuando soñaba

la tarde con laberintos

bajo una gran llamarada.

Aún en las aspilleras

son de plomo las miradas.

0

Comentarios

  • No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.

Deja tu comentario

Invitado Viernes, 28 Enero 2022
TOP